¿Sabes si impactas e influyes?

25 junio, 2017

Etiquetas: , , , ,

Ya lo dijo Oscar Wilde: “nunca tenemos una segunda oportunidad para crear una primera impresión”.

Cuando nos conocemos por primera vez, ambos, tú y yo, tendremos una primera impresión. Dicen los estudios que tardamos siete segundos en formarnos un juicio de valor del otro. Por dar datos, se comprueba que el 55% está determinado por la apariencia, el 7% por las palabras, qué se dice y cómo se dice; y el resto es más por intuiciones, experiencias, etc. Podemos afirmar que un 62% de esa primera impresión depende de cada uno, del aspecto y de la forma de expresión que mostremos; ¡tenemos mucho por hacer!

Actualmente, aquellos que se dedican a la venta de servicios o productos, quieren mostrar sus proyectos, o están buscandoana Herrero2 empleo y ponen un poco de atención y conciencia en mejorar sus habilidades, entrenan directamente esta competencia, preferentemente cuando el tiempo de presentación es un elemento determinante para conseguir el objetivo. Para ello, conocen y ensayan el formato  “elevator speech” o “elevator pitch”. Hoy no os hablaré de esa técnica, no, porque para llegar a ella perfectamente preparados hay que comenzar por el principio.

Y, en esta ocasión, comenzar por el principio significa llegar al concepto de comunicación y trabajar uno de sus aspectos, que es el  ‘Impacto e Influencia’.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “impacto” puede definirse como “huella o señal que se deja”. Recopilando otros autores, concluyo que el impacto es la primera impresión o huella que queda en los otros después de conocernos en base a la información que emitimos, tanto a nivel verbal, aspecto o expresión no verbal. Todo ese tránsito de información es lo que llamamos comunicación, y ese tránsito es la base para generar un impacto en los demás.

Por otra parte, la “influencia” viene definida como “poder, valimiento o autoridad de una persona para con otra”. Parece evidente que la influencia también tiene la comunicación como medio para generarse. La “comunicación” es un proceso básico en nuestra vida que nos permite conocer el mundo exterior, definir nuestra posición en relación a los otros y ayudarnos en nuestras adaptaciones al medio que nos rodea.

Por ella, y con ella, se construyen las imágenes que forma el pensamiento, se sostienen las relaciones con otros individuos, se aprende, se trabaja y se forma una cultura transmisible.

Es también la comunicación el elemento fundamental para conseguir unas relaciones humanas más armoniosas, conseguir un impacto positivo y lograr una influencia mutua que permita conseguir los objetivos dentro de un clima de confianza. La comunicación es también la red que se teje entre los elementos de una organización y que le brinda a ésta su característica esencial: la de ser un sistema, una totalidad.

Son tres las leyes básicas que rigen los procesos comunicativos.

La primera de ellas nos dice que lo “verdadero” no es lo que dice A, sino lo que entiende B. Te animo a que aprendas a escuchar activamente y a expresar eficazmente. Y para saber si eres entendido incorpora el feedback en tu proceso comunicativo.

La segunda de ellas nos dice “la No comunicación no es posible”. Descubre todo lo que la Programación neurolingüística aporta a la comunicación no verbal; te sorprenderán sus grandes beneficios.

La tercera y última nos dice “la comunicación implica un aspecto de contenido y un aspecto de relación. El aspecto de relación condiciona al de contenido”. Toma conciencia real de lo que quieres comunicar y utiliza las palabras correctas que lo expresen; con ello, evitarás las irritantes suposiciones. Dale una oportunidad a tu inteligencia emocional y descubre lo que ella te aportará para una excelente gestión de tus emociones.

Por ello, comprender cómo funciona la comunicación y entender cuáles son nuestras necesidades y habilidades para comunicarnos puede ayudarnos a comprendernos a nosotros mismos y a los demás, y nos facilitará un impacto e influencia dirigido y alineado con nuestros objetivos.

Ana Herrero

Directora en Andalucía de Montaner & Asociados

 

Comparte esta información en: