Liderando desde el corazón

17 marzo, 2017

Etiquetas: , , , ,

Hoy me gustaría poder compartir con vosotras lo que he podido aprender y, sobretodo, desaprender sobre el liderazgo a lo largo de mi vida. Son ya más de 20 años liderando equipos, liderando una familia e intentando liderar mi vida.

Nekane RodriguezEstos han sido años de aprendizajes, frustraciones, éxitos y fracasos. He invertido en formarme, he tenido coach, mentores, leo todo lo que cae en mis manos, tengo y he tenido  grandes jefes y sobretodo amigos que me  han servido de referente para crecer, para cambiar, para avanzar y para levantarme cuando me he caído. Además, tengo la suerte de trabajar en una compañía donde ayudamos a otras personas a ser mejorar líderes, lo que en el día a día me da las herramientas, la formación y el aliento para continuar avanzando en el camino.

Pero hoy no quiero hablar de teorías sobre el liderazgo, seguro que las conocéis, quiero simplemente compartir mis aprendizajes:

  • El liderazgo empieza siempre por una decisión personal que es querer. Sí, puede parecer tonto pero yo te hago una pregunta: ¿quieres…? ¿Seguro?.
  • Si es que sí, prepárate, porque este es un viaje que no tiene fin, es un camino difícil y lleno de obstáculos pero también repleto de satisfacciones: ¿Te comprometes con ello?
  • Como para todo camino, es necesario primero preparase. ¿Y por dónde mejor empezar que por uno mismo?, ¿Cómo vas a liderar a los demás si no te lideras primero a ti mismo?
  • Y, por supuesto, la siguiente pregunta es ¿para qué lo haces?. Piénsalo con cuidado por favor, la respuesta es importante.

Puede que todas estas preguntas sean obvias pero ser un buen líder es cansado, si lo es (a lo mejor ser uno malo también), también en muchos casos es duro, en otros te sientes solo o incomprendido. Y no menos veces sientes que no podrás o dudas de tus propósitos o de tu posibilidad de tener éxito.

¡Bienvenido! si tienes todos esos miedos, si fracasas, si dudas, si necesitas ayuda, seguro que puedes ser  un gran líder: Los  líderes no son perfectos, son seres humanos, son personas con días buenos y malos, con buenos y malos sentimientos. Pero los buenos líderes se diferencian de los malos en que lo siguen intentando, se caen y se levantan, piden ayuda, lloran y sonríen.

Porque los buenos líderes quieren lo mejor para sus equipos, no se conforman, inspiran, dan ejemplo y siempre quieren más.

El liderazgo de verdad empieza con una decisión que tiene que ver con el querer, continua con la aceptación de las dificultades, se manifiesta en nuestros equipos y resplandece con los resultados.

Esto es vivir, no hay buenas o malas decisiones, hay decisiones. La vida es lo que es, no por las decisiones que tomamos sino por lo que hacemos con esas decisiones. Nunca sabrás lo que hubiera sido si hubieras escogido otro camino, sabes lo que sabes por lo que has hecho y ahora estás simplemente aquí. Es hoy, aquí, ahora donde la vida pasa.

Yo no sé si he aprendido mucho pero sí sé que desde luego he desaprendido, ahora cada día me pregunto: ¿qué espero de mi día hoy? ¿Cuáles son mis prioridades? ¿Qué quiero conseguir? y ¿cuál es el impacto que espero tener?

Y si os preguntáis si lo consigo cada día, la respuesta es no, pero no por eso dejo de intentarlo a  la mañana siguiente. No hay recetas mágicas, no tengo respuesta para todo y para todos. He aprendido que no hay líder sin equipo, no hay éxitos sin fracasos y ante la duda en el camino, por encima de cualquier cosa, recuerdo y pienso quién quiero ser.

Así que la receta es fácil, alimentante con aprendizajes, coge aliento con los retos y escucha a tu corazón. Y recuerda nada es para siempre

Nekane Rodríguez

Directora de Lee Hecht Harrison Sur de Europa

Grupo Adecco

Comparte esta información en: