María Luz Amador, AstraZeneca España

2 agosto, 2017

Etiquetas: , , , , ,

“Una industria farmacéutica sólida es clave para una sociedad próspera”

María Luz Amador es la directora Médica de AstraZeneca España, una compañía centrada en tres áreas terapéuticas: cardiometabolismo, respiratorio y oncología, con el objetivo de ofrecer tratamientos que ofrezcan una medicina cada vez más personalizada.

¿Podría hablarnos de AstraZeneca España? ¿Cuáles son sus propósitos y filosofía?

AstraZeneca es una compañía para la que la ciencia y la innovación son el epicentro de su actividad. Mari Luz Amador_AstraZenecaNos esforzamos cada día por desafiar los límites de la ciencia y llevar a cabo investigaciones que abran nuevas vías de tratamiento. Para ello, estamos centrados en tres áreas terapéuticas: cardiometabolismo, respiratorio y oncología, que son en las que tenemos más experiencia y podemos aportar un valor diferenciador para los pacientes. Esta es la clave de nuestro trabajo: poner a los pacientes en primer lugar, que la ciencia nos oriente, intentar hacer siempre lo correcto, ser emprendedores en nuestras acciones y jugar para ganar, en el sentido de ser ambiciosos en nuestros objetivos para lograr grandes metas. Estos son nuestros principales valores corporativos y la base de nuestra filosofía como compañía.

¿Cuáles son sus funciones principales como Directora Médica?

Desde el Departamento Médico de AstraZeneca aportamos una perspectiva científica unificada para todas las áreas de la compañía. La ciencia es nuestra máxima prioridad y la labor que desempeñamos es clave en el desarrollo de nuestro porfolio de productos. En el Departamento Médico nos encargamos de apoyar la generación de nuevos datos, tanto propios como independientes, a través de distintos proyectos de investigación. Además, colaboramos con reconocidos líderes científicos, centros de investigación y sociedades científicas para que AstraZeneca siga siendo un referente. También, por nuestro perfil científico, somos los encargados de preparar y revisar la información científica que divulga la compañía, así garantizamos el rigor de todas las publicaciones.

Pero además dentro del departamento médico hay una serie de funciones más “transversales” pero absolutamente esenciales para poder operar y generar todas las actividades mencionadas.  Me refiero a áreas como la farmacovigilancia, información médica, o el área de registros desde el que trabajamos directamente con nuestras autoridades sanitarias en distintos aspectos.

¿Qué importancia tiene el desarrollo del sector farmacéutico?

Una industria farmacéutica sólida es clave para una sociedad próspera. Porque, por una parte, el desarrollo de tratamientos es lógicamente vital en la lucha contra las enfermedades. Como compañía queremos poner a disposición de los pacientes los mejores tratamientos. Ellos son el centro de todo lo que hacemos y la razón de que invirtamos en investigación y utilicemos nuestros recursos para potenciar la ciencia y la innovación. Somos el sector que mayor partida dedica a la inversión en I+D en España, más de 1.000 millones de euros en 2016.

Además, porque se necesita un tejido empresarial consolidado, que contribuya a fortalecer la economía del país y a crear empleo. En el caso de nuestro sector, el desarrollo de la industria farmacéutica puede no sólo situar a España a la cabeza en investigación, sino también ser una referencia para el talento científico que tenemos y hemos formado. Actualmente, contamos con una de las generaciones de jóvenes investigadores mejor preparadas y debemos darles las oportunidades que necesitan.

¿Qué papel tiene la tecnología en el desarrollo de la investigación de AstraZeneca?

Es un pilar fundamental de nuestro trabajo diario. Nuestro gran valor como compañía es nuestra apuesta por la ciencia, pues solo comprendiendo mejor las enfermedades podremos desarrollar los medicamentos más adecuados para ellas. Cuando el objetivo es ser puntero en un sector tan innovador y con un ritmo tan vertiginoso como el farmacéutico, se necesita utilizar toda la tecnología disponible. Un ejemplo de ello son los acuerdos que hemos firmado para hacer uso de la tecnología “CRISPR”, una técnica pionera de edición del genoma que nos permite hacer cambios en genes concretos de una forma mucho más rápida y mucho más precisa que antes. De esta manera, podemos identificar y validar nuevas dianas farmacológicas en modelos preclínicos que se asemejen mucho a las enfermedades humanas.

¿Cuáles son las principales patologías en las que está enfocada la investigación de AstraZeneca?

En los últimos años nos hemos enfocado en nuestras áreas terapéuticas clave: oncología, respiratorio y cardiometabolismo, con el objetivo de ofrecer tratamientos que ofrezcan una medicina cada vez más personalizada. En estas tres áreas terapéuticas realizamos nuestro mayor esfuerzo en cuanto a inversión y recursos, ya que creemos que es ahí donde podemos aportar un valor diferenciador. Estamos centrados en ofrecer en nuestras áreas terapéuticas tratamientos que cubran necesidades cada vez más específicas y, por lo tanto, poner el foco cada vez más en la medicina personalizada. De hecho, los productos biológicos representan ahora casi el 50% de nuestro pipeline.

¿Cuáles son los principales fármacos elaborados por AstraZeneca?

Principalmente estamos enfocados en proporcionar tratamientos en nuestras áreas terapéuticas prioritarias. Hablamos de enfermedades como la diabetes, el asma, la EPOC, las enfermedades coronarias o el cáncer, con unas tasas de prevalencia y mortalidad alarmantes en la población. Es por ello que aspiramos a que nuestros medicamentos demuestren claros beneficios para los pacientes, para que tengan la mejor calidad de vida posible.

Tenemos, por ejemplo, una innovadora cartera de productos antidiabéticos que permiten ofrecer opciones terapéuticas para todo el espectro de pacientes con Diabetes tipo II, y en oncología hemos lanzado al mercado la primera terapia personalizada para tratar el cáncer de ovario.

El primer tratamiento personalizado contra el cáncer de ovario. ¿Qué puede comentarnos sobre este tratamiento?

Sí, como decía hemos lanzado un tratamiento pionero para el cáncer de ovario con mutación del gen BRCA, muy específico y un gran ejemplo de las ventajas que supone la medicina personalizada. Los resultados de los ensayos demuestran que este tratamiento reduce en un 70% el riesgo de progresión de la enfermedad. Para las pacientes que sufren esta mutación supone un gran avance en la lucha contra la enfermedad. Además, ahora estamos trabajando en un estudio que demuestra también sus beneficios para las pacientes con cáncer de mama comparado con la quimioterapia tradicional.

¿Tienen algún programa dedicado a la ayuda humanitaria en países con menos recursos?

En AstraZeneca tenemos el programa ‘Healthy Heart Africa’, un proyecto que pusimos en marcha a nivel global en 2014, con el objetivo de apoyar a los sistemas de salud locales concienciando sobre los síntomas y riesgos de la hipertensión y ofreciendo educación, pruebas de detección, tratamiento y control a costes muy reducidos. Por desgracia, la hipertensión es una enfermedad que a menudo se pasa por alto, pero que expone a los pacientes a desarrollar problemas cardiovasculares más graves. África tiene la mayor prevalencia de adultos con hipertensión, con un 46%. Una de cada cuatro muertes prematuras se debe a esta enfermedad. Desde 2014, hemos realizado más de 2,7 millones de exámenes médicos y comenzado el tratamiento para más de 100.000 pacientes hipertensos.

Nuestro objetivo a largo plazo es conseguir que en 2025, 10 millones de pacientes con hipertensión en África sigan tratamientos para controlar su enfermedad. Si lo logramos, estaríamos resolviendo una cuarta parte del objetivo de la OMS para la hipertensión en África.

¿Qué opina de la inversión española en este ámbito?

Tradicionalmente, España ha sido siempre un país solidario y consciente de la importancia de la cooperación al desarrollo internacional. Hace pocos días, la Asociación Española de Fundraising afirmaba que el 24,3% de la población española colabora con alguna ONG. Eso significa que una de cada cuatro personas está involucrada en proyectos solidarios y esa cifra ha crecido hasta cinco puntos en los últimos dos años. La colaboración del gobierno e instituciones, la movilización de las empresas y también la de la ciudadanía a nivel individual, es esencial para que podamos continuar impulsando un cambio que mejore la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo. Evidentemente, queda mucho camino por recorrer, pero lo importante es que todos los agentes implicados sigamos creciendo en nuestra colaboración.

Desde que comenzó su trayectoria en el sector farmacéutico, ha ocupado distintas posiciones de responsabilidad tanto en España como en otros países. ¿Cómo valora la situación del sector farmacéutico en España desde el punto de vista internacional?

España tiene muchísimo potencial para el sector. Cuenta con un talento científico de primer nivel que sitúa a nuestro país a la vanguardia de la ciencia internacional. A nivel global, AstraZeneca tiene esto muy en cuenta y, prueba de ello, es que en realizamos 254 ensayos clínicos y proyectos de investigación en nuestro país el año pasado, un 53% más que en 2015, con más de 15.000 pacientes involucrados en distintos centros hospitalarios españoles. De este modo, España se coloca en los puestos de cabeza, no sólo en Europa sino también en el mundo, en participación local en nuestros ensayos clínicos dentro de AstraZeneca, demostrando así no solo la ambición sino la capacidad clara de participar y competir en todo tipo de proyectos científicos.

¿Cuál es el gran enemigo de la salud de las personas?

Son tantos los factores involucrados en la salud de las personas que es imposible apuntar a uno solo. Pero hay que destacar que combatir las enfermedades empieza en nuestro día a día. Debemos intentar llevar un estilo de vida lo más saludable posible: buenos hábitos alimenticios, una rutina activa… está demostrado que la obesidad o el sedentarismo son causa directa de enfermedades graves. Pero este estilo de vida saludable cobra más importancia, si cabe, en pacientes. Por eso, a través de la Fundación AstraZeneca llevamos a cabo tanto iniciativas de prevención como para enseñar a los pacientes a convivir con su enfermedad. Queremos empoderarlos para que ellos mismos tomen el control de su enfermedad y reduzcan al mínimo cualquier riesgo. Para ello, llevamos a cabo campañas completas para animar a los pacientes a llevar un estilo de vida saludable: promovemos los huertos urbanos, ejercicios en grupo como los cardiowalkings, realizamos talleres de cocina para pacientes de diabetes… queremos llegar a ellos y a la sociedad con iniciativas que llamen su atención y que les hagan darse cuenta de que mejorar su calidad de vida también está en su mano.

Sobre María Luz Amador

Licenciada en Medicina, especialista en Oncología Médica y doctora en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, María Luz Amador realizó un programa post-doctoral en desarrollo de nuevos fármacos en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore.

Comenzó a trabajar en el sector farmacéutico hace más de 10 años en Roche, compañía en la que ocupó distintas posiciones locales y globales, antes de incorporarse a AstraZeneca España en octubre de 2014 con la intención y el compromiso de que la compañía llegará a ser el líder científico en sus áreas terapéuticas prioritarias: cardiometabolismo, respiratorio y oncología.

María Cano Rico

Comparte esta información en: